«Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro» Emily Dickinson.

viernes, 5 de julio de 2013

Los sexos de Mabel.

Sinopsis:

Mabel es una mujer joven, atractiva e independiente, dedicada a la investigación genética, que sufre con los sucesos vitales del pasado -especialmente una compleja relación con la madre, un ser posesivo que la atenaza entre miedos y obsesiones- y del presente, que pueden precipitarla a su autodestrucción. Disfruta de una marcada libertad sexual sin ataduras, pero tendrá como único punto de apoyo en su caída al hombre que acepta ser su pareja en condición de siervo.
Mabel salió desde su ciudad natal, Bilbao, para desarrollar en Ginebra su carrera profesional. Blas dejó La Puebla de Moltalbán para ser camarero en un aeropuerto suizo, lo que cambiaría sus destinos. Pero su relación tiene una tercera persona, Christelle, la psiquiatra, con quién Mabel mantiene una relación lésbica. Cuando Christelle comienza a tratarla no solo como amante, sino también como paciente, el mundo de Mabel entrará en una vorágine de derrotas. La joven sufre una carga de ansiedad recurrente creada por la malsana relación madre-hija, la semilla de todos sus males.

Los sexos de Mabel trata con acierto la angustia vital que pueden sufrir las mujeres que han logrado la libertad sexual, sentimental y profesional, pero que a veces no acaban de encontrar su lugar en el mundo. 

Opinión personal:

No estoy del todo de acuerdo con lo que se habla en la sinopsis, como tampoco estoy de acuerdo con la portada que ha elegido Ediciones Irreverentes para este libro. Dos opiniones que explicaré más abajo.

Lo primero que creo que hay que decir de este libro es que es tremendamente realista, te introduce de cabeza en la mente de una mujer de 39 años, algo que me resulta muy inteligente teniendo en cuenta que lo ha escrito un hombre, y es que además muchas veces con sus opiniones o reflexiones me he sentido identificada. Porque eso es este libro, una reflexión.
No hay capítulos, por lo tanto se van dividiendo en los días que escribe Mabel,  no escribe diariamente, utiliza este cuaderno para poner orden en su mente. Por la portada, yo pensé que era una novela erótica, pero totalmente lo contrario a eso. ¿Hay sexo? Sí, lo hay, pero contado por Mabel, no narrado. Lo explicaré mejor: Mabel se psicoanaliza así misma, de ahí que piense que no estamos ante una novela sino ante un ensayo de su vida, de la vida de Mabel. Entonces cuando describe esas escenas lo hace queriendo conocer sus propios gustos y emociones conocerse así misma todavía más, comprenderse.
Además de las notas del cuaderno de Mabel, también hay ¡Escenas! Que son más de teatro que de novela o de ensayo, te muestras sucesos de cuando Mabel era pequeña, las locuras de la madre y el tormento de su padre. La novela también está compuesta por diálogos, se situan todos en el presente, pero no todos ellos hablan de Mabel, también de Blas. Me recordó a las Nivolas de Unamuno.

Al Mabel vivir en Ginebra escribe expresiones  en francés, la mayoría no están traducidas pero no hace falta, no entorpece su lectura. Desde la primera página ya se pueden apreciar sus miedos el hecho de no poder cumplir sus metas, de no tener tiempo... etc.
Su manera de escribir es agresiva, ya que se siente impotente en su trabajo e incluso en su vida sentimental. Al principio se nombra a gente que solo Mabel conoce, puesto que no descripciones. A las diez páginas, aún viendo puntos negativos, ya rezumaba genialidad. 

La pluma de Jesús A. García Sevilla no es para nada amena de leer, utiliza una jerga científica que por lo menos a mi me ha sido, algunas veces, incomprensible. Pues habla durante muchas hojas de su trabajo como investigadora genética y de sus moscas, y también sobre la psique humana, utilizando términos médicos, que aunque muy interesante, me ha resultado, en ocasiones algo incómodo y aburrido. Aún así el autor ha creado a un personaje no falto de reflexión interna y desarrollo mental, inmejorable.

Podría seguir escribiendo sobre todas las impresiones y sensaciones que me ha transimitido este libro, pero la reseña se haría interminable. Decir que es que libro no es para todo el mundo, a mi me ha gustado, pero seguramente a la mayoría los puntos negativos, serían suficientes para evitar leerlo lo máximo posible:

PUNTOS NEGATIVOS

- Lenta
- No tiene historia (es decir,
no hay tensión, ni misterio, ni nada que te haga seguir leyendo, 
a no ser que sus reflexiones te innoticen, como a mi)
- Repetitiva (solo en algunos casos y de manera intrascendente)
- Los personajes secundarios, de ellos
no se sabe nada, solo la visión de Mabel.
- No se explican muchos de los problemas 
que le afectan a Mabel.

El final... El final es... muy bonito... pero no soluciona ninguna de las dudas que hay sobre Mabel. Solo deja entrever un profundo cambio mental que no se explica ni se comprende.
Un buen "ensayo", que acaba... Mal.

Fragmentos:

"Me habrán robado unas horas de mi vida, [...] pero a mi me parece que el tiempo es una pura invención porque yo, sin existir, seguiré respirando."

"Pues estamos de acuerdo, ¡soy la actriz de mí misma!"

Información sobre el libro:

Título: Los sexos de Mabel
Autor: Jesús A. García Sevilla
Saga: Autoconclusivo
Editorial: Ediciones Irreverentes
ISBN: 9788415353478
Nº de páginas: 295

                                                                                                  Irene.


1 comentario:

  1. No la conocía la obra. Gracias por la reseña. Un beso grande.

    ResponderEliminar